martes, 8 de agosto de 2017


Con un beso un sueño, con un sueño una esperanza, con una esperanza... la vida

lunes, 7 de agosto de 2017

sábado, 5 de agosto de 2017



Recoge todos los trozos de tu roto corazón y con ellos vuelve a armar una nueva vida. 
Siempre se puede volver a empezar

miércoles, 9 de diciembre de 2015


Nunca permitas que envenenen tu corazón y tu alma con palabras tóxicas, llenas de odio. El alma y el corazón en estado puro, pueden llenar de sabiduría tu cabeza.

Imagen de Petras Gagilas https://www.flickr.com/photos/gagilas/

viernes, 21 de agosto de 2015

Amor Frágil


Me siento abrazando al viento,
besando la magia de un desconsolado,
pidiendo deseos de cristal,
teniendo sueños frágiles.

Mis abrazos son al viento,
parece que no abrazo a nadie,
a nadie más que al aire,
que tan solo se siente levemente
y nunca dice nada.

Beso a la magia de un desconsolado,
esa que es fría y triste,
la que muchas veces no existe.

A un desconsolado no le importa la magia,
ya no hay algo que lo haga feliz.
Mis besos tampoco hacen feliz a nadie,
al igual que la magia desvanecen.

Mis deseos son de cristal,
mis sueños se han vuelto frágiles;
con una palabra y una pequeña señal de sarcasmo,
se quiebran en mil pedazos.

Mi alegría se vuelve polvo,
que se lo lleva el viento,
ese mismo viento que abrazo.

Escrita el 26 de Noviembre de 2003

(Imagen de M Martín Vicente https://www.flickr.com/photos/martius/)




viernes, 24 de julio de 2015

Tregua


No quiero preguntar más, una y otra vez cuánto me amas;
prefiero hacer un trueque, o más bien una tregua.
Cambio tus silencios por dulces y sinceros "Te quiero";
mis dudas por fuertes abrazos y apasionados besos.

Entrego la soledad que me invade por instantes,
para conseguir que tus ojos me miren,
orgullosos del amor que te ofrezco.

Que el negocio del amor sea bilateral,
sin tener pérdidas en la balanza.

Te puedo llenar de mi, y tu llenarme de ti,
sin que jamás sea suficiente
y siempre necesitemos más.

Ya no más ser uno y otro, 
mejor ser uno solo,
teniendo libertad, 
saciándonos con nuestros besos.

Si el día tiene veinticuatro horas,
veinticinco sean tuyas y mías.

Que la mañana y la noche pasen mirándonos,
mientras nos amamos más y más.

Esa es mi tregua. 
Te cambio tu indiferencia,
por el cariño que debe tener tu corazón.


Escrita el 5 de Febrero de 2004

(Imágen de Natalia Romay https://www.flickr.com/photos/nataliaromay/)

New York


Estoy en una ciudad que no es la mía, donde se escucha hablar varios idiomas y hay mucha gente; sin embargo, se alcanza a sentir un poco la soledad.

Hoy estoy sentada esperando a que pase el tren y mientras lo hago, veo New York moverse acompañado por el sonido de un saxofón. Aquella persona que lo toca, parece hacerlo con el corazón, más que como un medio para sobrevivir en esta gran ciudad. Pero no recibe un aplauso, una sonrisa o tan solo una mirada. Esas dulces notas se pierden con el ruido del tren que pasa y con la indiferencia de la gente. Que triste muere a veces el tiempo en New York.

Ya llegó el tren que me lleva a casa y un mendigo se ha subido a pedir ayuda, pero nadie lo mira. Rara vez se cruza una que otra mirada, solo se ven rostros cansados, algunos melancólicos y otros perdidos entre periódicos, que en ocasiones suelen ante mis ojos extraños garabatos.

Estoy en New York y el mundo parece ser solo esto. Al encontrarme latinoamericanos, hindúes, chinos, coreanos, japoneses, italianos y tanta, tanta gente, que seguramente ha venido tras el "sueño americano". Viajaron miles de kilómetros, algunos lejos de sus familias, para darse cuenta que tal sueño no suele ser cierto y para otros se convierte en pesadilla.

Pero no todo es malo en New York, según como lo mires. Los grandes avisos, las luces en la 42, las tiendas de la 5ª Avenida, Central Park, Empire State, la Estatua de La Libertad, y algo tan curioso como estar en china y a dos pasos llegar a la pequeña Italia. Todo el encanto que envuelve la gran New York.

La ciudad que nunca duerme, capital del mundo, que genera sonrisas y llanto, ilusión y amargura; que en otoño sus calles se visten de hojas secas y en invierno sus árboles desnudos se cubren de nieve ¡Esto es New York! 

Ya voy a llegar a casa, ya basta de tonterías.


Escrita el 26 de Noviembre de 2003, mientras viajaba en el metro de Nueva York
Imágen propiedad de Catalina Hernández A.

jueves, 16 de julio de 2015

Eterna Juventud

El secreto de la eterna juventud, no está en cremas, ni cirugías, o algún extraño elixir. El secreto de la eterna juventud está en mantener vivo y despierto, a ese niño que llevamos por dentro.


(Imagen de Iwan Gabovitch https://www.flickr.com/photos/qubodup/)